Cómo afecta el Estrés a la Salud de Nuestro Cabello

Cuántas veces solo detectamos el problema cuándo ya es demasiado tarde, en el caso de la salud de nuestro cabello, no solo debemos de cuidar nuestra alimentación sino también nuestro estado emocional, y es que este tiene un efecto directo en el aspecto de nuestro cabello.

Y es que, antes de empezar a notar signos evidentes de pérdida de cabello, es conveniente recordar cómo evitar que esta caída tenga lugar.

Una alimentación variada y saludable es esencial, y es que nuestro cabello, está en esencia constituido de proteínas.

Consumir los nutrientes y vitaminas suficientes ayudará a mejorar la salud de nuestro cabello, además de tener diferentes suplementos alimenticios que contienen hierro, selenio, cinc o queratina que son algunos de los componentes más beneficiosos para tener un cabello saludable.

Ahora bien, de poco sirve que tengamos una alimentación excelente si luego padecemos de estrés. Y es que el cuerpo libera cortisol, una hormona que desencadena distintos síntomas físicos y mentales cuando se encuentra en estado de estrés durante largos períodos de tiempo.

Por otro lado, el estrés no solo genera problemas de caída del cabello sino también aumenta la posible aparición de canas. Además, también notaremos el cabello más seco, con menos brillo y mucho más quebradizo. Lo que ocurre al estresarnos es que segregamos la hormona cortisol en mayor cantidad y también se captura en el pelo.

Hay casos de alopecia debido al estrés, como es la alopecia nerviosa. En este caso, la única forma efectiva de tratar este tipo de alopecia es gestionando el estrés. Al reducir los niveles de cortisol a unos niveles más moderados, nuestro pelo volverá a crecer de la forma habitual.

 Formas de Combatir el Estrés

En los tiempos que vivimos son cada vez más las personas que padecen de estrés, por la dificultad de compaginar sus vidas con sus apretadas agendas laborales.

Y pensando en la salud de nuestro cabello, de poco sirve que nos gastemos un montón de dinero en productos si luego vivimos con altos niveles de estrés. Por ello, es esencial, tanto para lucir una estupenda cabellera como para aumentar nuestro bienestar en general, controlar nuestro estrés.

Muchas veces nos olvidamos de añadir pequeñas actividades en nuestra rutina que pueden tener, de practicarlas de forma habitual, un impacto muy beneficioso y ayudarnos a rebajar esos niveles de estrés.

Entre ellos está el ejercicio, y es que la práctica de algún deporte es necesaria para mantener una buena salud corporal. Muchas veces no le damos al ejercicio la importancia que tiene y terminamos aplazándolo. Lo cierto es que si somos conscientes de todas las ventajas que supone incluir el deporte en nuestro día a día lo convertiríamos en una prioridad.

Cuidar nuestros pensamientos es otro de los entrenamientos esenciales si queremos una vida sin estrés. Para ello, están diferentes técnicas que nos ayudan a ser más conscientes tanto de nuestras emociones como de nuestros pensamientos.

Y es que solo haciendo estos conscientes podemos transformarlos. Técnicas como el mindfullness, tienen cada vez más adeptos. De hecho, cada vez son más los cursos y conferencias sobre el tema y aplicaciones en el mundo empresarial al hacerse populares sus enormes beneficios para nuestra salud.

Ciudades como Barcelona celebran congresos y charlas sobre Mindfullness, muchas de ellas en zonas del centro.

De hecho, muchos de los asistentes a estos talleres suelen elegir hoteles como el Mercer Barcelona para alojarse, ya que son conscientes de que siempre que puedan encontrar entornos que les ayuden a relajarse esa es su prioridad. Y este hotel, destaca precisamente por ofrecer un servicio exclusivo y muy diferente al de los hoteles tradicionales, haciendo mucho más placentera y relajada la estancia.

Otra técnica interesante para la gestión del estrés es la visualización, y es que si tan solo empezar el día nos predisponemos mentalmente a tener una actitud esto nos ayudará a gestionar los momentos en que nos podamos enfrentar a situaciones estresantes.