Cuidados de la piel en época estival

Cuando se acerca el verano, nuestro cuerpo necesita una atención especial y más concretamente nuestra piel debe ser atendida con mucho mimo, puesto que esta es el freno, la protección que nuestro cuerpo tiene frente a las agresiones externas como el frío, el viento, los rayos solares, etc., y aunque tiene su propio mecanismo de protección si le aportamos una ayuda extra lo agradecerá enormemente. En mi caso, que siempre utilizo la fotodepilación, acudo únicamente a los centros que cuentan con la aparatología de Sestetic, ya que según me explicaron algunos profesionales son muy fiables, porque sí permiten tomar el sol, algo que no es nada común dentro de la depilación láser o por luz pulsada.

Esto es algo muy importante, ya que si practicamos la fotodepilación cuando más la queremos lucir es en verano, porque con el calor llevamos menos ropa. Pero si no acudimos a un centro con los aparatos que nos depilen y a la vez nos permitan tomar el sol, estamos expuestos a que nuestra piel se abrase en la playa o nos queden marcas en la misma. De ahí que sea clave acudir a hacer estos tratamientos a clínicas donde utilicen herramientas de confianza como las de Sestetic.

Asimismo, el salón de belleza al que yo acudo cada vez que lo necesito tiene también otras máquinas de Sestetic atendidas por un personal especializado en la realización de un tratamiento facial de rejuvenecimiento y antimanchas mediante luz pulsada, de tal modo que el calor generado destruye de forma indolora la lesión producida en nuestra dermis, a la vez que estimula la producción de colágeno y del tejido conectivo, lo que se traduce en una piel más joven y luminosa.

Entre otros cuidados que debemos tener en cuenta especialmente en verano está el hidratarnos tanto por dentro como por fuera. En verano, por el calor, aumenta nuestra sudoración, con lo cual nuestra piel pierde capacidad de hidratación, debemos ayudarla utilizando cremas hidratantes tanto en la cara como en el resto del cuerpo, incluso en la zona de cara y cuello podemos mejorar el resultado si antes aplicamos un serum con antioxidantes, además en el mercado también existen hidratantes que llevan incorporado un factor de protección solar.  La hidratación interior también debe aumentar, por lo que no debemos olvidar el alimentarnos de forma adecuada,  aumentando el consumo de frutas, verduras, hortalizas, zumos y sobre todo mucha agua.

Conviene también hacer periódicamente una limpieza en profundidad de nuestra piel. En verano nuestra piel se reseca por el efecto del sol, el cloro de las piscinas, etc., por ello es el momento idóneo para realizar una limpieza en profundidad  que arrastre y elimine las células muertas, así como para mantenerla luminosa y sin brillos.

Asimismo, la zona del contorno de ojos es sumamente delicada por lo que le debemos prestar una atención y un cuidado especial, con cremas hidratantes específicas para esta zona. Los labios también necesitan una especial atención, en esta época tienden a resecarse, por lo que es sumamente importante mantenerlos bien hidratados con un bálsamo labial o con un producto tan natural como la vaselina, sin olvidar la zona del labio superior máxime las personas fumadoras.

El sol, un aliado para nuestra salud

El sol es un aliado de nuestra salud, nos ayuda a sintetizar la vitamina D tan necesaria para nuestros huesos, pero debemos extremar la precaución, pues nos produce un envejecimiento de nuestra piel al acelerar la formación de arrugas, manchas y quemaduras.  Por ello, evitaremos la exposición directa al sol durante las horas centrales del día. A la mayoría de las personas nos gusta la playa, la piscina…, pues bien, debemos  protegernos y aplicar a nuestra piel unos treinta minutos antes de la exposición solar un fotoprotector que aumente la capacidad de defensa que la piel tiene frente al sol, siempre con un índice de protección adecuado al fototipo de piel que tengamos, pues este varía según la sensibilidad y la pigmentación de la piel, los ojos o el color del pelo de cada persona.