Dedícate un día para ti y siéntete bien y bella

Creo que todas las mujeres nos merecemos dedicarnos un tiempo para nosotras. Seguimos viviendo en un mundo muy machista, con diferencias de salario entre hombres y mujeres, con un reparto desigual de las tareas de la casa entre las parejas e incluso donde tenemos que hacer grandes renuncias para ser madres, a diferencia de lo que ocurre con los hombres en las empresas. Es por eso que de vez en cuando conviene olvidarse de todo lo que sucede en este entorno tan hostil para las féminas y dedicarse un día de cuidados con el que nos sintamos bonitas y bien tanto por dentro como por fuera. Desde masajes que nos arreglen el cuerpo hasta irnos de compras de joyas por la página web de Only Silver.

Yo llevo un tiempo que me dedico una jornada al menos una vez cada dos meses. Llegó un día en el que me di cuenta de que no podía dejarme aplastar y menos amargar por el techo de cristal que vivía en mi empresa y que lo mejor que podía hacer era empezar a preocuparme más por mi bienestar y cuidarme y mimarme por encima de todo. Se puede luchar contra la injusticias y no debemos dejar de hacerlo, pero también conviene dedicarse tiempo a una misma y encontrarse bien tanto en el interior como en el exterior para hacerlo si cabe con más fuerza.

Yo os voy a explicar cómo hago estar jornada de descanso y cuidados por si la queréis copiar y llevar también a vuestra vida. Yo no puedo más que deciros que a mí me da energías y me ayuda a desconectar de vez en cuando y así quemarme menos con las rutinas labores y de casa del día a día.

Este día especial para mí empieza siempre yendo a un centro de masajes que tenemos en Barcelona, el Evasiom Spa. Aquí aprovecho la multitud de tratamientos de belleza y masaje que hay y que combinan la tradición de Oriente y Occidente. La sensación que tengo cuando salgo de aquí es la de una total renovación del cuerpo y de la mente. Me siento más ligera, más relajada y tranquila, y además me veo bella, ya que sus múltiples tratamientos faciales y corporales, además de sus masajes, es lo que te aportan desde el principio hasta el final. Asimismo, al salir de aquí me gusta ir a la peluquería para que me arreglen el pelo y verme bonita.

Después de cuidarme así físicamente, intento ir siempre a comer fuera. No quiero tener que cocinar en ese día que es totalmente libre para mí. Cocinar no deja de ser una de las rutinas y tareas más comunes para todos, y lo que trato es de disociar este día de lo común. Suelo ir al restaurante que regenta una amiga para poder verla también y así charlar con ella. Y porque sé que come de maravilla un arroz con bogavante.

De compras

Para la tarde, me gusta irme de compras pero de una manera muy especial. Y es que lo que no quiero es estropear mi día de relajación estresándome en un montón de colas y rodeada de miles de personas en las tiendas del centro de Barcelona, así que me voy de tiendas por internet. Aquí hay de todo y a los mejores precios, y además es posible devolverlo si no nos sienta bien.

Este es uno de mis momentos favoritos. Me siento en el sofá de casa con la tablet y me pongo a escoger ropa, zapatos, joyas en la tienda online de Only Silver y hasta mis libros favoritos, que es la manera en la que remato ese día especial para mí, leyendo tranquilamente en la cama con la luz de la lamparita de la mesilla de noche.

shutterstock_297804983reducida