El color block

He pasado un fin de semana fabuloso que más que primaveral parecía veraniego, alcanzando los 28 grados centígrados que me hacían pensar que tenía que sacar la ropa de verano ya, pero desde ayer a las 21:00 de la noche está diluviando en toda la provincia y eso ha conseguido hacer caer los termómetros alrededor de 15 grados. Impresionante.

El tiempo está loco, cada vez lo tengo más claro. Hace un mes escaso estaba nevando en Alicante haciendo que sus numerosas playas amanecieran con arena blanca y helada, luego llega la calma, parece  que empieza el tiempo primaveral, y hoy otra vez el diluvio universal. No me parece ni lógico ni normal y lo peor de todo es que tampoco les parece normal a los expertos.

La única parte positiva que tiene esto es que tengo un poco más de tiempo para prepararme el fondo de armario de este verano. Si hace unos días veíamos las tendencias primavera-verano de este 2017 hoy he decido hablaros de un look concreto que parece que va a pegar fuerte: el color block. De lo que se trata es de mezclar colores vivos que, a priori, no parecen combinar demasiado bien, como el rojo con el fucsia o con el naranja. Consiste en combinar en un mismo estilismo, varias prendas lisas de colores opuestos o complementarios con el fin de destacar el color gracias al contraste. Es la forma perfecta de experimentar pero también de meter la pata hasta el fondo porque, seamos sinceras, si Beyoncé mezcla el naranja con el rojo en una gala de los permios Grammy todo el mundo se vuelve loco con lo “estilosa” que es, pero si lo hacemos nosotras parecemos naranjas valencianas con problemas hormonales.

Hay que tener cuidado combinando colores: el lila con el naranja mola, pero el lila con el azul marino es como si pegaras una patada en el estómago a todo aquel que osara mirarte, el rosa con el rojo (por extraño que parezca) combina muy bien, pero si intentas llevar un look de rosa y granate ya puedes echar a correr porque aunque parezca muy similar, el resultado es totalmente diferente.

El color block tiene un delicado equilibrio que es muy fácil de romper y por eso tenemos que estar muy atentas. Son colores flashy, brillantes y ácidos que se combinan entre sí. Huye de los tonos apagados que matan el conjunto y sigue las ocho normas básicas de esta tendencia.

Las Reglas del Color Block

  1. Mezcla tonos fríos (del azul al verde) con tonos cálidos (del rojo al amarillo), bien contrastados.
  2. No te pases con el número de colores. Mezclar dos es lo ideal y tres lo máximo. Cuatro colores puede ser peligroso y cinco solamente es aconsejable para actuar en el circo o desfilar en la Fiesta de la Primavera.
  3. Si no sabes cómo combinar alguna prenda recurre a un círculo cromático y sigue lo obvio.
  4. No lleves piezas con la misma intensidad si quieres resaltar una de ellas.
  5. Busca prendas sencillas, no intentes llamar la atención demasiado o te pasaras cinco pueblos. Si los colores ya son lo suficiente llamativos como para que se te vea a tres kilómetros de distancia, no añadas a la bomba prendas alocadas y sexis. Sería demasiado.
  6. Si quieres unirte a la moda pero te ves rara es mejor que optes por llevar ropa clásica y pongas el toque de color llamativo con los accesorios: bolsos, clutch, cinturón, zapatos…
  7. Busca privilegias la parte superior de la figura o la inferior, según convenga, y olvídate de intentar ser la estrella de firmamento.
  8. Y si no te sientes cómoda, olvídate de todo lo anterior y busca el equilibrio contigo misma.

Si queréis ver un buen ejemplo de color bolck buen usado por las colecciones de gama media (que al final es adonde todas recurrimos para llenar el armario), echadle un ojo a Inspiramoda, porque en mi opinión tiene uno de los mejores catálogos de la temporada.