La medicina estética más profesional

La medicina referida más concretamente al apartado estético está de moda. Una de las clínicas que ya en 2005 apostaron por ella es Cenydiet. Ellos cuentan con técnicas y tecnologías de lo más avanzado. Los profesionales con mayor certificación y una plataforma láser que es la mejor de Jaén provincia, terminan de componer un cuadro donde los resultados son el mejor aval posible.

Cenydiet sabe cuidar todo el entorno, lo que hace que el cliente se siente en su propio paraíso. La música es importante, pero también lo es la iluminación. Algo que hay que destacar es la atención personalizada que se da a cada uno de sus clientes, a lo que gusta de estudiar de manera minuciosa antes de comenzar el tratamiento ideal.

Muchas personas durante años han seguido los consejos de esta clínica y el éxito que han tenido es que muchas de las primeras generaciones que visitaban la clínica han ido pasando el testigo a las segundas.

¿Cómo se tratan las marcas y cicatrices del acné?

Cuando el acné es muy inflamatorio, suele asentarse en una serie de zonas o las lesiones las manipula el propio paciente hasta el punto de que se van formando marcas y cicatrices que pueden permanecer de manera temporal o definitiva en nuestra piel.

A este respecto, existen estudios epidemiológicos que dan unos datos de prevalencia de cicatrices por acné, que llega a tener un 14% en las mujeres y del 11 % en los hombres que sufrieron esta enfermedad en el pasado.

¿Qué son realmente las cicatrices del acné?

En la capa intermedia de la piel, llamada dermis, hay que observar que está compuesta por fibras de sostén, sustancia elemental y por los anejos cutáneos, por lo que es un elemento de soporte, dependiendo de la textura, elasticidad y volumen. Las fibras en este sentido que tienen un mayor protagonismo suelen ser el colágeno y la elastina.

A la hora de reparar la lesión inflamatoria del acné, se forma un nuevo tejido dérmico con fibras de colágeno que son fabricadas y ordenadas en la zona que debe repararse. Las cicatrices inestéticas, se suelen formar por un defecto, tanto en la cantidad como en la disposición a nivel espacial del colágeno en este proceso de reparación.

La piel que queda no tiene la calidad propia del órgano original, calculándose que el nivel mayor de resistencia al que puede llegar el tejido reparador es del 80 % si lo comparamos con el primario.

Cuando se va formando una gran cantidad de colágeno en el tejido reparativo, suele obtenerse una cicatriz hipertrófica, la cuál no sobrepasa los propios límites de la herida, o un queloide, que sí sobrepasa los límites. Cuando hay cicatrices grandes, es más complicado tratarlas que cuando son atróficas.

Hay que dar la importancia que merece a la gravedad de las marcas de las cicatrices para adecuarse así al tratamiento que tiene cada paciente. Si queremos tener buenos resultados hay que confiar en centros que realmente se comprometan a dar una solución y que tengan personal especializado y con la máxima tecnología.

Todos hemos padecido o conocido a quienes han padecido este tipo de lesiones que son las cicatrices y sabemos que el acné puede dañar en buena medida la autoestima de quienes lo padecen, algunos durante muchos años. La piel en muchos casos sufre muchísimo y las marcas no se van siempre y algunas permanecen ¿hay solución?

En muchos de los casos sí y no hay porque conformarse en mantener unas cicatrices que pueden abordarse. Ahora puedes decir adiós de una vez por todas a esas molestas marcas. Bien es cierto que el poder de la prevención o un tratamiento temprano ayudan, pero en todos los casos, se puede visitar a la clínica que te de más confianza o más próxima y dejarte asesorar sobre cuál es la mejor forma de solucionar tu problema.

Esperamos que después de leernos, puedas transmitir este mensaje de esperanza si sufres o tienes amigos o familiares que lo sufren. La medicina estética ha dado un generoso avance en estas últimas épocas y es por ello una solución que en muchos casos cambia la vida a gente que ya creía que no iba a tener solución su caso. Ahora ven, que hay luz al final del camino.