La playa, el mejor cuidado facial

Muchas veces he ido de producto en producto cosmético, dermatólogos, etc. Las personas que sufrimos de dermatitis seborreica sabemos bien lo que se sufre en los lugares de interior, sobre todo el clima continental que nos mata. Después de ir a tantos dermatólogos y probar todo tipo de cremas, llegué a la conclusión que realmente lo que me curaba el tiempo que estaba era estar en la playa.

La dermatitis no se cura, pero pueden aliviarse sus efectos

Seguro que cuando has leído esto has pensado, menudo morro jajaja. La explicación es muy sencilla, son climas húmedos que vienen estupendamente para que la piel no se seque. Así que hablé con mi pareja y nos planteamos seriamente el comprar una casa de fin de semana en la playa.

Vivimos en Albacete, por lo que buscábamos algo por la zona de Alicante. De siempre nos gustaba Denia, por lo que queríamos por esa zona. El caso es que estuvimos de expedición familiar, pero tampoco lo que vimos nos terminó de llenar, así que al final pensamos que mejor una inmobiliaria nos mirara lo que queríamos a ver si tenían o les llegaba algo que pudiera encajarnos.

A la semana siguiente de haber estado, me dio por la noche por encender el portátil y ponerme a buscar inmobiliarias. Di con romerplaya.com y al día siguiente les llamé comentándoles lo que buscábamos. Queríamos un piso de 3 dormitorios que no tuviese más de 20 años, ya que buscábamos algo donde no hubiera que hacer demasiadas reformas.

Nos tomaron los datos y nos dijeron que en cuanto tuviesen 2 o 3 que realmente fueran interesantes nos los decían y bajábamos a Denia a verlos. Efectivamente nos llamaron y fue como a la semana y media cuando nos comentaron sobre uno que nos podía venir como anillo al dedo y otros dos más que no estaban en una zona con tantos servicios, pero que tenían algo más de cinco años.

Total, que con nuestra ilusión fuimos a ver los apartamentos y lo cierto es que el amable comercial, resultó serlo también en persona y tenía razón, el apartamento que nos dijo nos gustó tanto que le dijimos que no queríamos ver más.

La pinta era magnífica, era del año 99 y con ladrillo oscuro como a nosotros siempre nos ha gustado. Todo reformadito recientemente, pese a que de la época que es tampoco suponemos que estuviera muy mal. Piscina comunitaria y hasta pista de padel. ¿Qué más quiere uno no?

Luego nos tocó, eso sí, amueblar la casa, donde tiramos de Ikea para que no nos costase mucho, pues el desembolso que hubo que realizar por la casa ya era bastante.  Desde la terraza se ve el mar que esta como a 500 metros de nuestra casa.

Los sueños se cumplen

Al final un sueño cumplido, un sitio relativamente cercano de nuestra casa y que podemos ir prácticamente todos los fines de semana del año. En cuanto a mi problema dermatológico, la mejora se nota bastante, además lo bueno es que cuando mi piel comienza a acusar la sequedad pongamos jueves o así, el viernes ya partimos para Denia, por lo que parece que mi piel sufre ya bastante menos la dermatitis seborreica.

Me gustaría dar otra solución, pero los que sufrimos esta enfermedad sabemos que curarse no se cura nunca, siempre habrá épocas donde aparecerá con mayor virulencia, por lo que, si estamos en un lugar de clima húmedo, pasaremos bastante mejor los molestos efectos que tiene la dermatitis, especialmente en mi caso en el cuero cabelludo y cara. Las escamaciones afectan bastante y especialmente en otoño/invierno se hace complicado aguantar con la sequedad que producen.

Ahora como os digo con este “truquillo” geográfico” ha mejorado bastante la cosa, por lo que puedo decir que he ganado bastante en calidad de vida. Sé que no es la solución que buscamos todos los afectados de esta enfermedad que afecta también a nuestra estética, pero en mi caso al menos me ha valido para sobrellevarla mejor, algo que siempre ayuda a que los días pasen mejor sin tantas molestias.

Espero que al menos para los que viváis cerca de zonas de playa os valga para que la dermatitis os de un respiro, que a veces es pesado aguantar sus efectos ¿verdad?

shutterstock_398910286reducida