Mi maquillaje, siempre conmigo

A una mujer nunca, nunca, le puede faltar un bolso. Da igual el tipo de bolso, estilo o material con el que se haya realizado, ya sea un bolso estructurado, de tamaño mediano, de correa para colgar, el clásico negro o una cartera de mano para ocasiones más formales, dan lo mismo la forma, el color, el tamaño, pero siempre tendrá un bolso a su lado. Mis favoritos son los de Lugada, una firma de bolsos de lujo que ofrece el diseño más innovador en piezas realizadas a mano con la máxima calidad y los mejores materiales. Pero la gracia está en para qué precisamos casi todas el bolso: para llevar el maquillaje. En caso contrario nos bastarían los bolsillos del pantalón como a los chicos.

Lo que se guarda en el interior del bolso de una mujer dice mucho de la personalidad de su propietaria, bien sea porque es una mujer coqueta a la que le gusta estar siempre bien arreglada, o porque puede surgir una reunión inesperada o una comida de trabajo imprevista, y necesita estar siempre presentable, por ello lo que no puede faltar nunca en un bolso es un pequeño neceser o una bolsita de maquillaje donde poder tener siempre a mano los imprescindibles y algunos útiles para posibles retoques. Siempre es aconsejable la utilización de formatos pequeños debido al poco espacio disponible. De este modo en ellos se pueden incluir, entre otras cosas:

  • Una ampolla efecto flash, que tensa e hidrata el rostro, evitando que se corra el maquillaje.
  • Polvos compactos para mantener a raya los posibles brillos y retocar el maquillaje.
  • Iluminador para resaltar y dar luminosidad a determinadas zonas de nuestro rostro.
  • Un pintalabios con un color que nos favorezca y mantener siempre nuestros labios hidratados como recién salida de casa.
  • Un delineador de labios que combine con el pintalabios que hayas escogido.
  • Colorete que nos da un aspecto de buena cara al instante.
  • Máscara de pestañas para alargar y separar nuestras pestañas, haciendo que nuestros ojos parezcan más grandes.
  • Delineador en lápiz de ojos.
  • Sombra de ojos del color que usemos normalmente.
  • Un par de brochas específicas para aplicarnos los polvos compactos y la sombra de ojos.

Otros básicos que no deben faltar

Además de estos imprescindibles que mencionamos, debemos tener a mano otros útiles para lucir siempre impecable, como serían:

  • Un espejo, para maquillarnos, peinarnos o simplemente para ver si lo necesitamos. preferiblemente con doble cristal, normal y de aumento. Si puede ser con luz incorporada mejor puesto que nunca sabremos en qué lugar o momento necesitaremos ese retoque.
  • Un cepillo de pelo para en cualquier momento mantener a raya nuestro peinado.
  • Una goma de pelo para poder recogerlo en un momento que nos estorbe por calor o por cualquier otro motivo.
  • Unas pinzas de depilar por si nos encontramos con algún pelillo inoportuno e indeseado.
  • Un cortaúñas y una lima, sobre todo para las que tengan las uñas largas o débiles por si en algún momento se nos rompe una uña y tenemos que arreglarla.
  • Un perfume, pues, como decía Coco Chanel: “Una mujer que no usa perfume no tiene futuro”.