Ponle color a tu casa

Si estás cansada del típico blanco y negro, echa un vistazo a lo que te vamos a contar. Es el momento de ponerle un poco, mejor dicho un mucho, de color a la vida. Por eso te vamos a recomendar qué color va mejor para cada zona de tu vivienda. Y es que no es lo mismo pintar una cocina de rojo que el dormitorio de pistacho. Toma nota. Aunque la opción del blanco suele ser la más elegida, te vamos a demostrar que hay vida más allá. Ya sabes que los colores afectan a tu estado anímico.

Color verde

Es el color de la naturaleza, por lo que representa el equilibrio y la armonía. El color verde es también el color del crecimiento, característica que le hace perfecto para decorar el cuarto de los niños, así como también para el cuarto de un matrimonio, que está comenzando. El verde es también el color de la esperanza: es el color que anticipa las cosas que vendrán. Así pues, si quieres ponerle un poco de esperanza a tu vida, deberás pintar tu casa de verde. Eso sí, antes háblalo con tus hijos, no sea que sea un color que le horroriza.

Color azul

Miramos al cielo, miramos al mar y vemos azul. Un color que representa la paz y la confianza. Este color inspira tranquilidad, propiciando la relajación tanto mental como física. Sin lugar a dudas, esto lo hace el mejor color para una habitación de relax e inapropiado para oficinas o lugares donde se quiera trabajar intensamente. Ahora que se ha puesto de moda lo de trabajar desde casa es la mejor opción si no te quieres irritar con la lentitud de tu ADSL o con las obras que hagan los vecinos.

Color turquesa

Es el color de la comunicación y tranquilidad mental. Es un color ideal para lugares como el salón familiar o para decorar la sala de juegos. Sirve para cualquier lugar donde se quiera propiciar el diálogo y una comunicación abierta. Así que si lo que quieres es mantener un diálogo con tu pareja o con tus hijos adolescentes, lo que tienes que hacer es darle un baño de pintura de este gama. Este color recarga nuestro espíritu en momentos de estrés y tensión general. Así que puede venir muy bien para recargar las pilas.

Color rojo

Es el preferido para mucha gente, pero a la hora de decorar una casa hay que tener cuidado. Representa la pasión y la acción. El rojo despierta nuestra fuerza psíquica, pero ojo porque también provoca hambre, vitalidad y energía, por lo que, en general no es un buen color para decorar un dormitorio. Su agresividad le hace que no sea un color relajante, sino todo lo contario, sentirás la necesidad de moverte dentro de una sala decorada en este color. Así que tú verás, quizás si eres una persona poco activa, que necesita algún impulso para hacer algo, el pintar tu casa de color pueda ser la solución.

Color amarillo

El amarillo es el color maldito para los actores, ya que existe una leyenda sobre ello. Sin embargo para nosotros es un color alegre y alentador. Este color representa la mente y el intelecto, también puede influir a desatar la crítica y la impaciencia. Es un gran color para despertar alegría y diversión. Por ello, decorar con amarillo puede ser una gran idea para habitaciones infantiles. Así de esta manera los más pequeños de casa van a poder sacar ese lado brillante que tienen oculto.

Color rosa

Siempre se ha asociado a las chicas, pero afortunadamente ya hemos roto con esos tópicos. Este color inspira compasión y provoca calma en el entorno donde esté ubicado. No lo pongas en el dormitorio de un adulto pues provoca y refleja inmadurez.

Aquí tienes el significado de cada color, ahora está en tus manos decidir dónde colocas cada uno. Ya has visto que los colores pueden venir bien para las enfermedades. Ahora bien, lo que sí es básico, sea el color que sea, es que te pongas en manos de auténticos profesionales, porque la calidad es vital. En este caso te recomiendo que  hables con Multipinturas, porque son especialistas en todo tipo de pinturas, desde pinturas para piscinas de poliéster o de hormigón hasta la pintura chalk Paint o pintura para metales.

¿Qué color eliges para la próxima ocasión?