Mariano Fortuny, uno de los mejores diseñadores de moda

Mariano Fortuny y Madrazo (Granada, 1871-Venecia, 1949) fue un diseñador granadino del que tuve conocimiento cuando estuve de vacaciones por Andalucía y recorrimos las diferentes capitales de la comunidad gracias a las rutas y visitas guiadas de Visitours, que nos dejaban algo de tiempo libre para investigar por nuestra cuenta. Pues bien, se trata de uno de los principales referentes del siglo pasado en la cultura española, especialmente dentro de la moda, y si este campo te interesa, estoy segura de que querrás saber más de él para inspirarte en tus looks del día a día.

Y estás de suerte, porque se va a publicar un libro, que lleva por título Fortuny, que ofrece un relato completo de la vida del visionario diseñador. Más conocido por sus ricas e innovadoras telas y vestidos opulentos, Fortuny fue también un consumado pintor, grabador y fotógrafo, así como un diseñador de juegos teatrales, trajes e iluminación.

Nacido en una famosa familia de artistas, críticos, arquitectos y artesanos, Fortuny fue educado en un refinado y cosmopolita ambiente cultural que alimentó su extremada curiosidad intelectual y su talento creativo. Tras residir unos años en París, se estableció definitivamente en Venecia, en el legendario Palacio Pesaro degli Orfei, morada y taller donde produjo muebles, ropas, lámparas y escenografías que serían pioneras en la ópera y en el ballet. Fortuny se interesó especialmente por la iluminación aplicada a las artes escénicas, que transformó con novedosas soluciones. Como grabador, realizó ilustraciones de temas inspirados en Wagner y Shakespeare. Su obra pictórica, por su parte, tiene como protagonista a la mujer inmersa en un halo teatral y simbólico, pleno de sugestiva belleza.

Especialmente importantes son sus creaciones en el mundo de la moda, inspiradas en el mundo clásico y oriental, que materializó magistralmente en su mítica túnica Delphos. También aplicó su refinado talento al diseño textil, revolucionando los procesos de tintado y estampación de las telas. Sus prendas de seda plisada y sus capas de terciopelo, que hoy atesoran los museos de indumentaria más importantes del mundo, son la máxima encarnación del vestido como obra de arte y, sin duda, su logro creativo más perdurable y actual.

El diseño patentado resultó un éxito sin precedentes, favorecido por los clientes del mundo del arte de vanguardia, como Isadora Duncan o personas de la alta sociedad estadounidense. Inmortalizado por Proust en En busca del tiempo perdido, el Delphos se consideró escandaloso en su primera aparición en 1907, pero los ejemplos inspirados en el diseño original de Fortuny todavía aparecen regularmente en las alfombras rojas de hoy.

Un universo rebosante de fantasía, belleza, arte y vida que Guillermo de Osma, gran experto internacional en la figura de Fortuny, analiza en este libro, un excepcional homenaje al artista español y universal.

El autor

Guillermo de Osma (Bilbao, 1953) es historiador del arte y galerista, y uno de los más relevantes especialistas internacionales en la vida y obra de Mariano Fortuny. En 1990 fundó en Madrid la Galería Guillermo de Osma, especializada en la vanguardia histórica tanto europea como latinoamericana. Patrono de importantes fundaciones, museos e instituciones nacionales e internacionales y profesor del Instituto Superior de Moda, ha organizado y comisariado importantes exposiciones. Entre sus publicaciones destacan Mariano Fortuny. His life and work (1980); Mariano Fortuny 1871-1949 (1980); Diccionario de las Vanguardias en España 1907-1936 (1995); La exposición Picasso de 1936 (2006); El arte y la moda (2008); Fortuny, Proust y los Ballets Rusos (2010); Mariano Fortuny: ciencia, arte y diseño (2013); y Fortuny et Proust. Venise, les Ballets Ruses (2014).

shutterstock_194818574reducida