Contra el mal aliento

Resulta desagradable, molesto y por desgracia muchas veces inevitable. El mal aliento es una de las preocupaciones higiénicas más comunes, especialmente a la hora de sociabilizarse, ya sea en el trabajo o cuando estamos entre amigos.

Cuando el mal aliento persiste, es posible que se sufra de halitosis. No en vano un informe de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) calcula que un 30% de la población española padece o ha padecido de halitosis, una cifra que coloca al mal aliento como un problema frecuente. Los expertos insisten en que es “un problema que puede tener prácticamente cualquier persona”, si bien mucha gente sufre de pseudohalitosis, en la que no existe mal olor bucal pero el paciente cree que tiene halitosis. Como aclaración, este estudio indica también que el origen del mal olor se encuentra en un 90% de los casos en la boca, en la propia cavidad bucal. Es decir, son problemas asociados a la boca o encías como tal, nada que ver con el estómago u otras enfermedades.

Este informe también explica las causas del mal aliento. “Se debe principalmente, a la presencia de unos  gases, denominados compuestos sulfurados volátiles (CSV). El mecanismo de producción de estos CSV está directamente asociado con el metabolismo proteico de ciertas bacterias. En un artículo del diario ‘20minutos’ basado en este estudio, abogan por la “insuficiencia de higiene bucal, el estrés, las dietas hiperproteicas, la diabetes, el tabaco y el alcohol como primeras causas” de la aparición de estas bacterias causantes del mal aliento.

Afortunadamente, existen soluciones para mitigar la halitosis. Los contrarios al constante uso de chicles (que puede causar gases) o aquellos que están hartos de los caramelos mentolados que no les hacen efecto pueden probar con la alternativa natural. Efectivamente, además de visitas regulares al dentista o las recomendaciones farmacológicas de los expertos, el mal aliento también puede rebajarse de manera natural. El experto naturalista Txumari Alfaro recomienda salir de casa con frutos de anís o hinojo para masticarlos de vez en cuando y así reducir el mal olor. No en vano, estos productos naturales juegan un papel importante en la disminución del mal aliento. Alfaro divulga un remedio contra el hedor de boca consistente en realizar enjuagues de 3 minutos por la mañana, tarde, noche y después de las comidas de una tisana elaborada con frutos de hinojo hervidos durante 30 minutos.

Se trata un aspecto higiénico que consta desde antiguo. Ya los antiguos romanos más refinados tenían la costumbre de masticar hojas de menta después de comer o cenar, conscientes de que el vino y la comida podía dejar un mal olor en su boca. Afortunadamente y como se ha expuesto anteriormente, hoy también existen soluciones naturales más prácticas que masticar esta olorosa planta. Txumari Alfaro también recomienda la ingesta de bebidas preparadas con piña, mandarina, limón, fresa o melón.

En definitiva, la madre naturaleza nos brinda una amplia variedad de productos capaces de disminuir muchos males, especialmente relacionados con la estética y la higiene.

Deja una respuesta