La plantación y reforestación de espacios, clave para ganar en salud y bienestar

Cuando hablamos de cuidar de nosotros mismos, es habitual que tengamos en cuenta asuntos como la salud física personal, nuestra propia salud mental y todas aquellas cuestiones que nos vayan a ayudar a evitar todo tipo de dolencias y contratiempos que afectar de diferentes maneras a nuestra felicidad. En realidad, todo lo que hemos comentado es real como la vida misma, pero hay un pequeño eslabón de la cadena que estamos pasando por alto: si cuidamos no solo de nuestro cuerpo, sino de nuestro entorno, también estamos poniendo los medios necesarios para que esa felicidad y salud de la que hablamos se haga más probable.

El cuidado y respeto del medioambiente es uno de los asuntos que todos los gobiernos del mundo tienen como propietarios y la verdad es que no nos extraña en absoluto que así sea, sobre todo si tenemos en cuenta que se ha degradado en demasía el planeta en el que vivimos durante las últimas décadas. La dependencia excesiva de energías que no son renovables, de los combustibles fósiles y los vertidos que acaban en nuestros mares, ríos, lagos y atmósfera hacen que el planeta viva ahora una situación de urgencia que requiere de medidas rápidas y eficaces para evitar desgracias.

Se han llevado a cabo muchas iniciativas para intentar combatir una situación de la gravedad de la que estamos hablando. Apostar por las energías renovables ha sido una de las que más fuerza ha tenido en España, sobre todo en lo que respecta a la energía solar y a la eólica. Además, que la mayoría del parque automovilístico de este país sea híbrido o eléctrico es cuestión de tiempo, eso lo tenemos claro prácticamente todos y todas. No obstante, hay una cosa de la que no nos podemos olvidar y que, desde luego, tiene una importancia capital en lo que respecta a todo lo que estamos hablando: nos referimos a la replantación o reforestación de espacios. Algo clave a día de hoy.

Son muchas las personas, tanto físicas como jurídicas, que han sentido la necesidad de contribuir a la reforestación de espacios o a la plantación de nuevos cultivos para aprovechar las ventajas que esas plantas otorgan a nuestro medioambiente. Es algo que se está convirtiendo en habitual y que, desde luego, nos ha sido confirmado por los profesionales de Marenostrum Tech. Según nos han indicado ellos mismos, la principal de las razones es que la gente ha empezado a entender que el cuidado del medioambiente es una de las maneras más efectivas de asegurar una buena salud y un correcto bienestar para cada una de las personas que habitan en este planeta.

Una importancia que va mucho más allá de lo que creemos 

La importancia de cuidar de las plantas es algo mucho más grande de lo que creemos. Ni que decir tiene que se trata de un asunto capital para el futuro de la raza humana, pero también para los animales, dado que muchos de ellos encuentran cobijo en las plantas durante buena parte de su vida. Además, estas plantas contribuyen a estabilizar el clima, regular la humedad y proporcionarnos ese oxígeno que tanto necesitamos para respirar, a la que vez que eliminan el dióxido de carbono, tal y como apunta la noticia que os hemos enlazado del portal web FAO.org. No son pocas funciones para un ser vivo que mucha gente cree inerte.

Es precisamente por aspectos como estos por los que no entendemos por qué se sigue permitiendo la tala indiscriminada de árboles. Tal y como asegura una noticia publicada en el portal web Ecoportal, talar árboles va matando a los seres humanos de una manera lenta pero inexorable, principalmente a causa de que no podemos contar con esas ventajas en términos climáticos o respiratorios de las que os estábamos hablando en el párrafo anterior.

Lo que es evidente es que todo lo que tenga que ver con la presencia de más plantas y cultivos en nuestra Tierra es positivo para el medioambiente y para todos los seres que habitamos este planeta. Hemos hecho mucho daño últimamente y va siendo hora de que empecemos a inclinar la balanza hacia el otro lado. De lo contrario, nos vamos a enfrentar a problemas de los cuales no podemos ni siquiera imaginar las terribles consecuencias. Y, por cierto, no os vayáis a imaginar que esos problemas los van a sufrir las generaciones venideras, porque buena parte de ellos nos va a dar tiempo a vivirlos in situ.

Ojalá que dentro de poco podamos decir que estamos consiguiendo darle la vuelta a la tortilla. Está claro que no va a ser fácil, pero lo cierto es que opciones de mejorar hay. Y, si apostamos por la plantación y reforestación de espacios, más de las que creemos. Pero tenemos que tomarnos muy en serio este asunto. Con educación, la mejora puede ser ostensible. De hecho, creemos que este es el principal arma para cambiar las cosas. Ojalá que no nos equivoquemos.

 

Deja una respuesta