Qué hacer y qué no hacer después de un blanqueamiento dental

Nunca nada es demasiado cuando se trata de nuestra apariencia y nuestra salud general, por lo que siempre estamos en la búsqueda de formas de perfeccionar ambos aspectos de nuestro ser. En el caso de nuestra sonrisa, principal carta de presentación personal, buscamos que nuestros dientes estén completos, sanos, y alineados y que cada vez que le sonriamos al mundo, luzcan blancos y brillantes.

Uno de los tratamientos más populares para lograr lucir una sonrisa de diez son los blanqueamientos dentales, técnica bastante rápida y sencilla apara darle más blancura y brillo a tu dentadura. Sin embargo, el reto no está en la aplicación del tratamiento, sino en los cuidados postoperatorios, que serán los que nos permitan conservar los resultados por mucho más tiempo.

Y decimos que el reto está en el postoperatorio, porque muchos pacientes no saben los cuidados que deben tener durante esta etapa o muchas veces, suelen menospreciarles para luego encontrarse con que han perdido el efecto del blanqueamiento. Para que esto no te suceda, sigue leyendo que te contaremos todo lo que hay y no hay que hacer después de un blanqueamiento dental.

¿Qué es el blanqueamiento dental?

Lo primero es comenzar por explicar en qué consiste el blanqueamiento dental. Se trata de un tratamiento odontológico que busca eliminar las manchas dentales y otorgarle a nuestra sonrisa un color más blanco y brillante.

En dicho tratamiento deben intervenir diferentes fases, diagnostico, aplicación y mantenimiento, todas igual de importantes para obtener los resultados deseados y por la mayor cantidad de tiempo posible, siendo el especialista el que debe transmitirle al paciente todas las medidas que debe tomar en cada fase y la importancia de cada una de ellas.

Así, hoy en día, este es uno de los tratamientos estético-dentales más populares y habituales, todo gracias a sus múltiples ventajas para la sonrisa. El equipo especialista en salud y estética bucodental de la Clínica Dental García Lorente nos explican algunas de ellas:

  • Sonrisa más blanca. Como hemos dicho anteriormente nuestra sonrisa es nuestra mayor carta de presentación, por lo que una sonrisa blanca y sana siempre nos abre puertas a nivel laboral, social y personal a donde quiera que vayamos. Igualmente, tener una sonrisa más blanca afecta en nuestra percepción de nosotros mismo, elevando nuestra autoestima y nuestra autoconfianza, y mostrándonos más seguros y confiables frente a otros.
  • Mejora la confianza. Para reafirmar el punto anterior, hacemos hincapié en lo bien valorado que es hoy en día el tener una sonrisa sana y blanca, por lo que al ver que nuestra sonrisa es así, nos hará sentir más felices y seguros con nosotros mismos.
  • Ayuda a mejorar la higiene. Para poder mantener la blancura de tu nueva sonrisa, de más está decir que, deberás extremar tus medidas de higiene bucal, por lo que también esto ayudará a que cuides mucho más tus dientes y evites problemas como caries, gingivitis y otras amenazas a tu salud bucal.
  • Resultados rápidos. De entre todos los demás tratamientos buco estéticos, el blanqueamiento es de los más rápidos. Puedes obtener los resultados deseados en solo unas cuatro sesiones, y en la mayoría de los casos, incluso con una sola sesión basta.
  • Proceso indoloro. Lo que menos nos gusta de acudir al dentista es la incomodidad y el dolor que causan ciertos tratamientos, pero con el blanqueamiento no tenemos que preocuparnos ya que es totalmente indoloro.

¿Cómo se aplica un tratamiento de blanqueamiento?

Ahora te comentaremos como se te realizará dicho tratamiento para que sepas todas las fases por las que vas a pasar antes de llegar al postoperatorio y todos los cuidados para preservar los resultados:

  • Blanqueamiento en dientes vitales en clínica

Lo más recomendable cuando decidimos blanquear nuestros dientes es acudir con un profesional en materia en una clínica certificada y de confianza. Si este es el caso, el proceso será el siguiente:

  1. En primer lugar, el odontólogo aplicará una sustancia que cubre y protege las encías alrededor de los dientes, para luego colocar  el gel blanqueador.
  2. Luego, se debe activar el blanqueador exponiéndolo a una lámpara LED o láser durante un determinado tiempo. Así, esto deberá repetirse durante varias sesiones, las cuales varían de acuerdo al caso, para poder obtener el resultado final.
  • Blanqueamiento en domicilio

No obstante, existe una segunda opción para el blanqueamiento de los dientes que te permite realizarla tu mismo desde casa, siempre con las indicaciones de un profesional y los productos recomendados por el mismo. En dicho caso, las fases del tratamiento son:

  1. Primero, tu médico odontólogo te tomará impresiones de tu arcada superior e inferior y fabricará unas férulas a medida, en la que colocarás el gel blanqueador en casa para poder hacer su correcta aplicación sobre tu dentadura.
  2. Así, deberás colocar el gel en la férula, colocarlo en tu boca y dejarlo reaccionar por varias horas.
  • Blanqueamiento combinado

Es el blanqueamiento que combina los dos tipos anteriormente descritos, de las formas ya indicadas.

Qué hacer y que no hacer después de un blanqueamiento dental

Ahora si llegamos a la parte en la que será tu completa responsabilidad mantener los resultados que has logrado al final de tus sesiones de blanqueamiento dental. Así, debes seguir al pie de la letra las siguientes recomendaciones:

  • ¿Qué puedo comer después de un blanqueamiento dental?

Lo primero que debes saber es que después del blanqueamiento dental, los dientes quedan muy susceptibles de absorber diferentes pigmentos, por lo que debemos cuidar nuestros alimentos para no mancharlos. Por lo tanto debemos:

  • Evitar comer alimentos y bebidas con colores oscuros: por ejemplo, la remolacha, las espinacas, los arándanos, la salsa de soja… Pero sobre todo,  el café, el té, el vino tinto y las bebidas con colorantes, ya que pueden manchar nuestros dientes. De hecho, lo más recomendable es hidratarse solo a base de agua las primeras 48 horas del postoperatorio.
  • Evitar comer frutas ácidas como el kiwi, la piña o los cítricos, así como los zumos producto de las mismas, ya que pueden causarnos hipersensibilidad dental.
  • Tampoco son aconsejables los alimentos o bebidas muy frías, ya que tus dientes se mantendrán bastante sensibles tras el tratamiento blanqueador, sensibilidad que desaparece al cabo de los días.

Todas estas medidas en cuanto a la alimentación deben ser tomadas por al menos las primeras 48 horas después del tratamiento, luego se podrá volver paulatinamente a la dieta de siempre.

  • ¿Cómo mantener la higiene bucal después de un blanqueamiento?

Otras medidas tienen que ver más con nuestros hábitos de higiene bucal que con los alimentos que ingerimos. Y es que como te dijimos anteriormente, ahora es cuando debes prestar atención a tu rutina de cepillado y de cuidado bucal para poder preservar la sonrisa blanca y brillante que ves ahora.

Para esto debes cepillarte de la forma correcta al menos dos veces al día, 30 minutos después de cada comida y con los productos recomendados. Por ejemplo, siempre se recomienda el uso de dentífricos y colutorios que no lleven pigmentos de color que puedan teñir nuestros dientes. Si sentimos algo de debilidad en nuestros dientes, podemos recurrir a algún dentífrico o gel que inhiba la sensibilización de los dientes, además de usar dentífricos blanqueantes que permitan mantener dicho blanqueamiento.

  • ¿Debo dejar de fumar para mantener los resultados del blanqueamiento?

Esta es una de las preguntas más comunes entre los pacientes fumadores que quieren mantener los resultados de su blanqueamiento. A estos le explicamos que no es necesariamente obligatorio dejar el cigarrillo, pero si se quiere disfrutar de lo mejor de su sonrisa, deberían hacerlo. De hecho, está indicado detener el consumo del cigarrillo al menos las primeras 48 hora después del tratamiento para no manchar los dientes de inmediato.

Igualmente, debemos advertirte que si sigue con tu habito de fumar, el cigarrillo y el humo que este desprende continuaran manchando tus dientes poco a poco, haciendo que los resultados se pierdan más rápido de lo que estaba planeado. Y es que a mayor consumo, mayor pigmentación.

De ser este tu caso, lo que deberás hacer es realizarte una sesión de blanqueamiento al menos una vez al año ya que los resultados se perderán muy rápido y necesitarás un retoque. Además, no debes olvidarte de visitar al dentista cada 6 meses para una revisión de rutina y una limpieza dental ,ya que la higiene bucal suele verse muy afectada por este mal hábito.

  • Otros consejos tras el blanqueamiento

Por último, te daremos un par de pequeños consejos para que tu postoperatorio sea totalmente exitoso:

  • Es probable que el día del blanqueamiento experimente algún grado de sensibilidad dental, o quizá alguna pequeña molestia un poco después de la aplicación. No hay de que preocuparse, ya que es una sensación perfectamente normal en estos casos e irá desapareciendo poco a poco por completo.
  • Por otro lado, hay que acotar que los resultados obtenidos con el Blanqueamiento Dental son diferentes en cada persona, y varían en función de cada paciente; por lo que no debes de comparar los distintos tipos de blanco.

Deja una respuesta