Porque te Gusta Cuidarte
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Ejercitar el suelo pélvico es muy importante para tener una buena salud

El suelo pélvico es una parte vital e integral del cuerpo humano que a menudo pasa desapercibida hasta que empiezan a surgir problemas. Este conjunto de músculos y tejidos ubicados en la base de la pelvis cumple funciones fundamentales para la salud y el bienestar de hombres y mujeres. La importancia de cuidar el suelo pélvico radica en mantener su función adecuada y prevenir diversas afecciones que pueden afectar la calidad de vida.

Uno de los principales roles del suelo pélvico es sostener los órganos internos en su lugar, como la vejiga, el útero y el recto. Si estos músculos se debilitan o se vuelven disfuncionales, pueden surgir problemas como incontinencia urinaria, prolapsos de órganos y disfunciones sexuales. Además, un suelo pélvico debilitado puede contribuir a problemas de postura y dolor en la zona lumbar.

Para las mujeres, el cuidado del suelo pélvico es especialmente relevante durante el embarazo y el parto. Durante el embarazo, el aumento del peso y la presión sobre la pelvis pueden debilitar estos músculos, mientras que el parto puede estirarlos y dañarlos. Un suelo pélvico fortalecido antes del embarazo y ejercicios específicos durante y después del parto pueden ayudar a prevenir complicaciones y acelerar la recuperación.

Los hombres también pueden beneficiarse del cuidado del suelo pélvico, ya que su debilitamiento puede provocar problemas de próstata y disfunción eréctil. Los ejercicios de fortalecimiento pélvico pueden ser especialmente beneficiosos para aquellos que han sido sometidos a cirugía de próstata o que padecen problemas de incontinencia.

El cuidado del suelo pélvico no solo se refiere a ejercicios específicos, sino también a hábitos de vida saludables. Una dieta equilibrada y una adecuada hidratación pueden favorecer la salud de estos músculos. Por otro lado, evitar el estreñimiento y el levantamiento de objetos pesados de forma incorrecta también puede contribuir a mantener un suelo pélvico en buen estado.

Una de las formas más eficaces de cuidar el suelo pélvico es realizar ejercicios de Kegel de forma regular. Estos ejercicios consisten en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico para fortalecerlos y mejorar su control. Son simples de realizar y pueden hacerse en cualquier momento y lugar, lo que los convierte en una herramienta accesible para el cuidado de la salud pélvica. Así, si queréis saber más de estos ejercicios, os animamos a seguir leyendo este post.

El cuidado del suelo pélvico también implica estar consciente de su estado y buscar atención médica si se presentan síntomas de debilidad o disfunción. De esta manera, es importante acudir a un profesional de la salud especializado en suelo pélvico, quien puede realizar una evaluación y recomendar un plan de tratamiento adecuado para cada caso particular, de acuerdo a los consejos ofrecidos por los profesionales del centro de rehabilitación Avance.

¿Cuáles son los ejercicios más habituales para fortalecer el suelo pélvico?

Los ejercicios más habituales para fortalecer el suelo pélvico son conocidos como ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en contraer y relajar los músculos del suelo pélvico de forma controlada y sistemática para fortalecerlos y mejorar su función.

Los ejercicios de Kegel son ampliamente recomendados por profesionales de la salud y son una herramienta efectiva para prevenir y tratar problemas relacionados con la debilidad del suelo pélvico, como la incontinencia urinaria y los prolapsos de órganos. En este sentido, a continuación, os describiremos los pasos para realizar correctamente los ejercicios de Kegel:

  • Identificar los músculos del suelo pélvico: para comenzar, es importante identificar los músculos del suelo pélvico. Una forma de hacerlo es intentar detener el flujo de orina mientras se está en el baño. Los músculos que se utilizan para hacer esto son los del suelo pélvico.
  • Posición: los ejercicios de Kegel pueden realizarse en cualquier posición, ya sea sentado, acostado o de pie. Lo importante es mantener una posición cómoda y relajada.
  • Contracción: con los músculos del suelo pélvico identificados, contrae estos músculos como si estuvieras intentando detener el flujo de orina. La contracción debe ser firme, pero no excesiva. Mantén la contracción durante unos segundos, respirando de forma normal mientras lo haces.
  • Relajación: después de la contracción, relaja los músculos del suelo pélvico completamente.
  • Repetición: realiza una serie de 10 a 15 repeticiones de contracción y relajación, manteniendo cada contracción durante unos segundos. Descansa unos segundos entre cada serie.
  • Rutina diaria: es recomendable realizar estos ejercicios de Kegel al menos tres veces al día. Puedes incorporarlos a tu rutina diaria, por ejemplo, haciéndolos mientras te cepillas los dientes, esperas en la cola del supermercado o mientras estás sentado frente al ordenador.

Es importante tener en cuenta que los ejercicios de Kegel requieren constancia y paciencia para obtener resultados efectivos. Pueden llevar varias semanas o meses de práctica antes de notar una mejora significativa en el fortalecimiento del suelo pélvico. Sin embargo, la perseverancia en la realización de estos ejercicios puede ser muy beneficiosa para mantener la salud y la funcionalidad de esta importante área del cuerpo.

Además de los ejercicios de Kegel, existen otras actividades y ejercicios que también pueden ayudar a fortalecer el suelo pélvico, como el yoga, el pilates y ciertos ejercicios de fuerza y estabilidad. Un fisioterapeuta especializado en suelo pélvico puede ofrecer orientación y ejercicios específicos según las necesidades individuales de cada persona. Mantener el suelo pélvico fuerte y funcional es fundamental para prevenir problemas de salud y mejorar la calidad de vida a lo largo del tiempo.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Más comentados
Perfumes de marca blanca

  ¿A quién no le gusta oler bien? Supongo que alguien habrá con gustos extraños o extravagantes pero por lo general

Higiene íntima

La higiene íntima en la mujer tiene unas características distintas a las de cualquier otra parte del cuerpo y requiere por

Galeria
Scroll al inicio