El bienestar que aporta la presoterapia

No sé si alguna vez se ha hablado por aquí de los nunca bien ponderados masajes. Yo os voy a comentar mi experiencia por si os sirve de ayuda, porque para mí han sido un gran beneficio. Y antes de que digáis nada, sí, los masajes no son una rutina especialmente barata, pero hace un tiempo invertí un dinero gracias a la empresa Servi Taxi Madrid, encargada de la gestión integral del taxi en Madrid y experta en este sector de transporte, y estoy obteniendo bastantes beneficios al mes, porque lo que me sobra dinero para darme este tipo de caprichos.

Pues, a lo que iba, yo empecé a acudir a un centro a que me diesen masajes casi por casualidad. Todo empezó con un comentario de la chica del centro de estética al que voy cada mes a depilarme. Me comentó que tenían una oferta de pedicura y manicura que se quedaba muy bien de precio al hacer las dos cosas a la vez. No era yo mucho de cuidarme pero decidí probar. Y lo curioso es que lo que mejor me hacía sentir de todo aquello no era el hecho de que me pintasen o arreglasen las uñas, sino el masaje que esta muchacha me hacía en los pies cada vez que los sacaba del agua. No era un masaje al uso, sino que daba la sensación de que arrastraba las manos por mis pies, de forma que movía todo lo de dentro y me daba una sensación muy grata de alivio.

masaje

Cuidar nuestro cuerpo también nos aporta bienestar.

Un día, ya varias sesiones después, se lo comenté por si alguna otra clienta le había dicho algo similar. Y ella me dio la explicación. Me dijo que esa sensación de alivio que yo notaba se debía a que tenía los pies muy hinchados, y entonces ella, sin saber muy bien la técnica, estaba relajándomelos y yo lo que en realidad notaba era una menor presión en la piel. Me explicó que al depilarme ella veía también que eso mismo que podría ocurrir en las piernas si me diese ese tipo de masajes, ya que me las notaba muy hinchadas y encima pensaba que tenía una cierta retención de líquidos.

Entonces le pregunté cómo podía solucionar eso y me explicó que existían uso masajes conocidos como presoterapia que eran muy buenos y que ayudan al mejor funcionamiento del sistema linfático, que ellos no tenían esa especialidad en el centro, pero que ya estaban bastante en auge y que en el cualquier lugar los encontraría y a un buen precio.

Así, un día salí a andar en bici y pasé delante de un centro de medicina estética al que pasé a preguntar y me al final acabé comprándome un bono de diez sesiones. Voy ahora dos veces por semana, los miércoles y los sábados por la mañana, siguiendo el consejo del doctor que me atendió por primera vez. En la primera ocasión en que acudes te dan unos pantalones de celulosa que has de llevar contigo siempre que acudas y después de introducen en una máquina que parece unos pantalones gigantes y que es la que en realidad te da una sesión de masaje de aproximadamente unos tres cuartos de hora.

La verdad es que la sensación que sentí la primera vez que salí de allí fue increíble. Podría decir casi que hasta pesaba menos, que no creo que fuese así. Pero lo cierto es que sensación de ligereza me ayuda a vivir más relajada el día a día y además me anima y me hace sentirme menos pesada para practicar deporte, lo que sí me está ayudando a perder peso.

Y como os digo, estos masajes se suelen poder comprar por bonos, por lo que a la larga no salen tan caros y es un verdadero beneficio para el cuerpo que yo recomiendo a todo el mundo. De hecho, los masajes y el cuidado corporal son tan fundamentales que hasta en algunos aeropuertos están comenzando a abrir este tipo de centros para relajarnos en esos ratos libres de espera. Al fin y al cabo, es un dinero que estamos invirtiendo en nuestra salud y en nuestro bienestar, y no hay mejor opción en que gastarlo.

Deja un comentario