Escápate de fin de semana a Sevilla y logra el mejor bienestar

En muchas ocasiones de nuestra vida dejamos nuestra salud y nuestro bienestar de lado y es que el trabajo, el estrés, la rutina, la familia… y otras muchas variables nos hacen imposible poder gozar de algo de tiempo para nosotros mismos y esto es algo que a la larga acaba repercutiendo en nuestra salud. Es por ello por lo que ahora que estamos en el mes de los enamorados os queremos proponer un plan para poder recuperar, al menos en parte, vuestro bienestar y es que esto es algo que nadie os va a dar, por lo que lo mejor es que os empecéis a cuidar vosotros mismos, ya que, de lo contrario, acabaréis enfermando.

Como os decimos, hoy en día vivimos en una vorágine de acontecimientos en nuestro día a día, que en muchas ocasiones no nos deja tiempo ni para disfrutar de los nuestros y es que cada vez estamos más atados a nuestro trabajo, el teléfono móvil, el ordenador… por lo que se hace cada vez más necesario que llegados a un punto seamos conscientes de que tenemos que parar, ya no solo por el cansancio acumulado, sino que también por poder descansar mentalmente, o lo que es lo mismo, por cuidar nuestra salud. 

La gran mayoría de las veces no hace falta ni que nos vayamos muchos días, tan solo necesitamos salir de la rutina y desconectar y para ello no hay nada mejor que podernos ir con nuestra pareja a uno de los lugares más bonitos y emblemáticos de nuestra geografía, un enclave de ensueño que nos hará olvidarnos por unos momentos de todo aquello que nos amarga. Sevilla, la capital de Andalucía es uno de los mejores destinos que podemos escoger y, por suerte, lo tenemos sin salir de nuestro país y, en algunos casos a escasos kilómetros de nuestros hogares. Una ciudad donde se respira tranquilidad y amor, y en la que alojándonos en el hotel Mercer Sevilla podremos gozar de ese bienestar y de esa tranquilidad que tanto añoramos. Sin duda, un hotel de calidad para que podamos disfrutar nuestra estancia al máximo y así poder recargarnos las pilas mientras disfrutamos de la urbe en la compañía de nuestra pareja. Y es que aunque Sevilla es mucho más, también cabe destacar que es una de las ciudades del amor, donde cada vez más parejas enamoradas van a pasar unos días y dejan prueba de ello en el puente de Triana, donde sellan su amor con un candado con sus nombres y tiran la llave al río. Una moda proveniente de Italia y que cada vez se está extendiendo más por el planeta, por cada una de las ciudades que son más románticas. 

Pero como os decimos, Sevilla va mucho más allá de ser una ciudad tan solo para enamorados y es que mientras recargamos las pilas para volver a la rutina podemos disfrutar de maravillosos enclaves con un gran valor histórico como pueden ser la Catedral y la Giralda o el Real Alcázar de Sevilla. No obstante, lo cierto es que estos no son los únicos puntos neurálgicos ya que, además de los mencionados, a lo largo y ancho de las calles de la ciudad andaluza podemos encontrar otros múltiples ejemplos que nos harán quedar prendados de sus encantos como pueden ser el Archivo de Indias, las murallas y el barrio de Santa Cruz, la Torre del Oro, que tantas fotos recibe cada día el barrio de Triana, sin duda, uno de los más conocidos mundialmente y al que accedemos, además de por otros puntos, a través del puente de los enamorados que os mencionamos anteriormente. 

La desconexión, la mejor opción para lograr el bienestar

Si bien es cierto que hacer turismo es una de las opciones más recomendadas que existen para salir de la rutina que nos agobia en nuestro día a día, igualmente de correcto es que la desconexión es, quizá, la mejor opción que podemos tener para lograr el bienestar y es que dejando nuestro teléfono móvil, el ordenador y la tablet en el hotel y tan solo saliendo con nuestra cámara de fotos a disfrutar del lugar podremos sentir la libertad de salir a disfrutar, un lujo que ya no poseemos desde la época de los teléfonos fijos y que cada vez cobra una mayor importancia para poder vivir el día a día de forma plena y así conseguir el mayor bienestar posible y, por tanto, un gran estado de salud.