6 tips para elegir tu perfume ideal

No es una tarea fácil encontrar una fragancia que refleje al 100 % nuestra personalidad. De hecho, una siempre termina probando cientos de fragancias antes de encontrar la que sentimos es la ideal.  Y aunque si tiene que ver mucho con explorar y experimentar diferentes aromas hasta dar con el que nos identifica, si hay algunos trucos que te podrían ayudar a reducir esa búsqueda al mínimo.

La Señora Border Online, especialista en productos de aroma como jabones o fragancias, nos cuenta que aplican muchas clientas para encontrar a su media fragancia:

Primero, aprende a clasificar las fragancias

Lo primero es aprender a distinguir y separar los distintos perfumes, los cuales podemos clasificar en 3 tipos:

  • Frescos: en esta tipología encontramos los cítricos, los frutales, de agua marina… Y son los que desprenden un olor que solemos definir como “limpio” o agradable, además de dar un toque refrescante y enérgico.
  • Dulces: son los perfumes envolventes, hipnóticos, y para algunas personas hasta empalagosos, que suelen recordarnos a las golosinas o nubes de caramelo, y a las que le solemos atribuir un toque mágico.
  • Secos: en esta clasificación están las fragancias que huelen a incienso con notas amaderadas, como el cedro.
  • Florales: los populares perfumes que mezclan fragancias que recuerdan a la flores, como el jazmín o las rosas.

A la hora de ir a comprar tu nueva fragancia…

Antes de ir a la tienda, abre tu mente y olvida todos los prejuicios y las imágenes de las propagandas. Esto para que de verdad elijas un buen perfume, en vez de un frasco o caja adorables. Y es que la fragancia que tanto buscas puede estar escondida en un frasco aburrido, muy lejos de aquellos que suelen posar en la televisión y las vallas publicitarias.

Aunque nos gusta ir de compras en compañía, en este caso lo mejor es ir a la tienda sola. De esta forma no estarás apurada y podrás elegir el perfume que de verdad te guste, tome el tiempo que tome. Para esto también es bueno que estés de  buen ánimo y con la cabeza fresca.

Si ya probaste 3 o 4 aromas y ninguno te gusta, puede ser mejor que continúes tu búsqueda otro día. Piensa que tu nariz ya debe estar agotada y no podrá ayudarte más en tu búsqueda de aromas.

Prueba los perfumes de forma correcta

A la hora de probar un perfume nuevo, la forma correcta es primero aplicarlo en el papel especial que tienen las perfumerías. Olerlo de la tapa no tiene ningún sentido.

Si pasa esta primera prueba, ahora debes aplicártelo en la muñeca y esperar un poco, esto porque la composición necesita tiempo para abrirse por completo.

Intenta siempre aplicarlo en la muñeca y no en otro sitio, porque ese es el punto donde se aprecia mejor el pulso sanguíneo, así que el aroma se podrá abrir mucho mejor. Además, la zona está bastante lejos de la nariz, evitando que no te acostumbres muy rápido a la fragancia y lo puedas evaluar mejor.

Si quieres evitar el cansancio del olfato, toma un vaso de agua fría o sal a respirar aire fresco a la calle un rato.

Luego de pasear un poco con el aroma en tu muñeca, llega la hora de decidir. Cualquiera que sea tu decisión, esta no debe provocar ninguna incomodidad ni mareos, además de gustarte.

Evalúa la persistencia del perfume

La concentración de los compuestos aromáticos es una de las cosas que más influye en la persistencia del aroma y por lo tanto, en la elección de un buen perfume. Cuanto mayor sea, más intenso será el perfume y se quedará por más tiempo en la piel.

Para ayudarte a reconocerlos, te hicimos esta tabla:

Eau Frache: concentración – 1–3 %, persistencia – menos de dos horas;

Eau de Cologne: concentración – 2–4 %, persistencia – unas 2 horas;

Eau de Toilette: concentración – 5–15 %, persistencia – unas 4 horas;

Eau de Parfum: concentración – 15–20 %, persistencia – unas 5–6 horas;

Parfum: concentración – 20–30 %, persistencia – unas 10 horas.

La duración del perfume también depende de las notas que tiene la composición. Normalmente, cada aroma tiene estos 3 compuestos:

  • Notas de salida: lo que olemos al inicio, cuando probamos el aroma. Suelen ser cítricas y frescas, y no durar más de una hora.
  • Notas de corazón: es cómo se abre el aroma, y suelen ser frutales y florales.
  • Notas de fondo: ellas se mezclan con el aroma de tu piel y definen la duración del perfume. Normalmente son las de madera y especias.

Toma en cuenta tu pH

Los seres humanos estamos compuestos básicamente de la misma manera, pero a nivel biológico si poseemos cualidades únicas que nos diferencian. Algunas de estas características distintivas pueden resultar bastante evidentes, como en el caso del color de la piel, el color y textura del cabello, la forma y color de los ojos, incluso nuestras huellas dactilares.

Por otro lado,  también tenemos la composición química de la piel, los niveles de pH, la cantidad de secreción sebácea, la temperatura corporal y la cantidad de agua contenida en la epidermis.

Saber todo esto es importante porque los perfumes son sustancias químicas que consiguen su olor característico a partir de una mezcla exacta y específica de sustancias que interactúan entre sí. Una vez que aplicas la fragancia sobre la piel, ésta va a interactuar con la química corporal y arrojar la nota de fragancia final que se quedará con nosotras. Por eso, la importancia de probar el perfume directamente sobre ti y no sólo en las olfativas o tiras de papel secante, y la explicación de por qué una misma fragancia huele diferente en dos personas.

Sin embargo, tu pH no es lo único que va a modificar ligeramente el aroma, tu tipo de piel y temperatura corporal determinarán la intensidad y longevidad del mismo. De allí se desprende la gran importancia de tomar muy en cuenta tu propia y particular constitución biológica en la búsqueda de tu perfume ideal.

Por ejemplo,  las fragancias suelen tener poca fijación sobre las pieles frías y secas, por lo que si este es tu caso, te recomendamos que lo apliques posterior a una buena hidratación con alguna crema sin aroma y elegir perfumes y aguas de perfume que tengan una concentración de aceites esenciales mayor.

Por su parte, las pieles grasas y aquellas con alta temperatura corporal pueden intensificar en gran medida el aroma, por lo que no es recomendable que escojan un perfume intenso. Mejor busca versiones suaves como el agua de colonia.

Del mismo modo, las pieles sensibles deben elegir fragancias de menor concentración de aceites esenciales y en lo posible libres de alcoholes y parabenos, para así evitar irritación, enrojecimientos o alergias.

Aplica el perfume de forma correcta

A medida que el aroma comienza a evaporarse, sube. Por lo que lo mejor es aplicarlo en la parte trasera de las rodillas, en la parte interior de los codos, en las muñecas o tobillos y en el área de la arteria carótida.

Si humectas tu piel antes de aplicarlo, tu perfume durará mucho más, en especial si la loción corporal es de la misma línea o sin aroma.

Si te aplicas el perfume en las muñecas, no las frotes después, puesto que  la temperatura de la piel aumenta y el perfume se evapora mucho más rápido.

Y lo más importante. Recuerda que al aplicarte mucho perfume, no lograrás que dure más, sino solo molestar a los demás.

 

Deja una respuesta