Supera tu miedo a hablar en público con estos consejos

El miedo a hablar en público es una forma de ansiedad muy frecuente. Esta puede manifestarse como un nerviosismo leve o en los peores casos como un miedo paralizante y pánico. Por eso, muchas personas con este miedo evitan las situaciones en las que tienen que hablar en público por completo. Sin embargo, no siempre podemos librarnos de este tipo de eventos, frente a los cuales la preparación y la persistencia, entre otras herramientas, podrán ayudarte a salir airoso.

Miedo a hablar en público o glosofobia

Hablar en público no es tarea exclusiva de políticos y famosos, sino que a cualquiera puede tocarle tener que presentar un proyecto en una sala de juntas, decir unas palabras en una celebración familiar o hacer una propuesta en una reunión del colegio, por ejemplo.

Para algunos, independientemente de que lo hagan mejor o peor, es como cualquier otra actividad que no les produce ni la menor molestia. Pero por el contrario, a algunas personas la sola perspectiva les quita el sueño, literal; además, puesto que la glosofobia, o el miedo a hablar en público suele estar acompañada de síntomas físicos, el panorama se complica aún más, llegando a tener consecuencias negativas tanto para su vida laboral como para la social.

Frente a esta situación, los síntomas conductuales «tienen como finalidad la evitación de dicha situación o la huida. Por ejemplo, la persona con glosofobia puede alegar falsamente que ha enfermado para no tener que acudir a una cita donde sabía que tenía que hablar en público», apuntan los especialistas.

En cuanto a sus causas, aunque no existe una explicación universal, sí influyen tres grandes variables:

  • Una experiencia negativa en el pasado.«Por ejemplo, cuando eran niños hablaron y se rieron de ellos», propone Guillermo Fouce, profesor de Psicología en la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de la capital. Incluso, no tiene por qué haber sido una experiencia vivida en primera persona: «Puede que lo haya visto en el cine, o a un compañero», añade. «El haber experimentado burlas, humillación pública, bullying, sobre todo en la adolescencia, hace que su autoestima pueda verse afectada», agrega el psicólogo y experto en logopedia clínica Julio Ampuero, director del Instituto de Comunicación, Habla y Lenguaje de Vithas Internacional.
  • Timidez o introversión.«Hay gente a la que le gusta el aislamiento, prefiere no relacionarse con otros, y esto puede provocarles cierta dificultad a la hora de comunicarse», señala Fouce. Por lo que aquí estaríamos hablando de «componentes genéticos que pueden derivar en respuestas de temor, ansiedad, miedo, entre otras, ante unas circunstancias determinadas», según dice Julio Ampuero.
  • Falta de confianza.Quizá somos abiertos y extrovertidos y no hemos sufrido una experiencia negativa en ese terreno, pero igual podemos ser víctimas de este miedo ya que pensamos que no vamos a hacerlo bien. «Si piensas que lo harás mal, lo harás mal», describe Fouce. En ese sentido, Julio Ampuero afirma que «la no asimilación de déficits de tipo psicológico o físico hacen que uno se sienta inseguro en determinados contextos comunicativos».

En cuanto a quienes son más propensos a padecer esta fobia, la ciencia ha estudiado este problema y ha encontrado que  Las mujeres «sufren más ansiedad que los hombres cuando dan un discurso públicamente», como lo afirma una investigación publicada en 2018 y realizada entre estudiantes de la Universidad de Karachi (Pakistán). Sin embargo, cabe acotar que otros estudios descartan que haya diferencias en función del sexo o la edad.

Consejos para lidiar con la glosofobia

Es normal sentirse nervioso o ansioso en ciertas situaciones, y hablar en público es una de tantas. Sin embargo, las personas con ansiedad grave por esta actividad, que sufren ansiedad intensa en esta y otras interacciones sociales, podrían tener un trastorno de ansiedad social. Este trastorno de ansiedad social si podría requerir terapia cognitiva conductual, medicamentos o una combinación de ambas opciones.

En caso de padecer de este miedo paralizante a hablar en público, la psicóloga Vanessa Sanz, especialista en el tratamiento de esta y otras fobias, nos comenta algunos pasos que podrían ayudarte:

  • Conoce sobre el tema del que vas a hablar.Cuanto más entiendas sobre el tema del que vas a hablar, y más te interese ese tema, tendrás menos probabilidades de cometer errores o perder el hilo. Y si te pierdes, podrás recuperarte rápidamente. Incluso, puedes tomarte cierto tiempo para pensar en las posibles preguntas del público y preparar tus respuestas. Esto te dará más confianza en tu presentación.
  • Organízate.Con anticipación, planifica la información que deseas presentar, los accesorios o dispositivos de audio o visual, etc. Así, cuanto más organizado estés, menos nervioso te sentirás.
  • Practica, y luego practica un poco más. Practica toda tu presentación varias veces. También es de ayuda hacerlo frente a algunas personas con quienes te sientas cómodo y algunas pocas personas con las que no estés tan familiarizado, de esa forma irás trabajando tus nervios y podrás recibir feedback sobre tu trabajo. Otra herramienta es hacer un video de tu presentación para que puedas verlo y ver oportunidades de mejora.
  • Enfrenta tus preocupaciones específicas.Cuando tienes miedo de algo sueles pensar que todo va a salir mal. Por eso, te recomendamos hacer una lista de tus preocupaciones específicas, para que puedas cuestionarlas directamente, identificar los resultados probables y alternativos, y verificar si hay evidencia objetiva que respalde cada preocupación o la posibilidad de que los resultados que temes ocurran.
  • Visualiza tu éxito.Imagina que tu presentación sale bien. Está demostrado que los pensamientos positivos ayudan a reducir parte de la negatividad sobre tu desempeño social y alivian un poco la ansiedad.
  • Respira profundamente. Inhala lenta y profundamente dos o más veces antes de subir al estrado y durante el discurso. Esto te ayudará a relajarte en los momentos de mayor tensión.
  • Concéntrate en tu material, no en el público.Las personas prestan atención mayormente a la información nueva, no a la forma en que la presentan, ni mucho menos a quienes lo hacen. Incluso, tal vez, ni siquiera noten tu nerviosismo.
  • No tengas miedo a los momentos de silencio.Si pierdes el hilo de lo que estás diciendo o comienzas a sentirte nervioso y tu mente se pone en blanco, te preocupará sentir que has estado en silencio durante una eternidad. Pero, en realidad, es probable que hayan sido solo unos pocos segundos. Incluso si es durante más tiempo, es probable que al público no le importe contar con una pausa para considerar lo que les has dicho. No te preocupes, utiliza tu respiración profunda para calmarte y vuelve a empezar.
  • Busca apoyo.Si no puedes superar el miedo con estas prácticas, considera buscar ayuda profesional. Puedes optar por la terapia cognitiva conductual que ofrece un enfoque basado en las habilidades y que puede ser un tratamiento eficaz para reducir el miedo a hablar en público. También puedes unirte a un grupo que ofrezca apoyo a las personas que tienen problemas para hablar en público. Existen variedad de organizaciones sin fines de lucro con grupos locales que se dedican a brindar capacitación sobre oratoria y desarrollar habilidades de liderazgo. Otra opción es que tu médico te recete un medicamento relajante que debes tomar antes de hablar en público; y de ser así, te recomendamos probar sus efectos en tu conducta antes de tu presentación.

Deja una respuesta