Descubre las lesiones deportivas más frecuentes y cómo evitarlas

Practicar deporte debería ser una rutina habitual en nuestras vidas, gracias a los importantes beneficios que aporta a nuestra salud. No obstante, la práctica deportiva también puede producirnos lesiones, magulladuras o contusiones. Y es que cualquier ejercicio conlleva riesgo físico.

A las lesiones que se producen durante la práctica de ejercicio o deporte se las denomina lesiones deportivas. En muchos casos son inevitables, por fallos humanos, aunque sí se pueden seguir una serie de consejos para intentar evitarlas al máximo o al menos, reducir considerablemente la posibilidad de que se produzcan.

Así, en este artículo vamos a hablar de las lesiones deportivas más frecuentes y algunos trucos para intentar evitarlas.

Esguinces o torceduras de ligamentos

Un esguince es técnicamente una lesión de los ligamentos que unen dos huesos y forman una articulación. Las zonas donde más suelen darse son en el tobillo, el codo, la muñeca o la rodilla.

En la práctica deportiva los esguinces son muy habituales, y entre ellos, destaca el esguince de tobillo que es una lesión muy temida por los futbolistas. El fútbol es uno de los deportes más practicados en todo el mundo. Tanto es así, que desde OK Diario indican que cerca de 1.500 millones de personas lo practican en todo el planeta. Y los esguinces son las lesiones más habituales en este deporte, normalmente, por apoyar la parte externa del pie en el suelo.

El mejor consejo que podría ser de bastante utilidad para las más de mil millones de personas que juegan al fútbol tiene que ver con la equipación. Porque una forma de evitar este tipo de lesión tiene que ver con las zapatillas utilizadas. Si cuentas con unas buenas botas de fútbol tienes menos posibilidades de padecer este tipo de lesiones. Desde Marians sport, expertos en equipamiento deportivo, destacan que es muy importante “que la bota se adapte al pie del jugador y no al revés”, así como elegir el calzado más adecuado en función de la superficie a practicar, ya sea césped natural o artificial.

Aunque es un consejo que puede venir muy bien, los esguinces en gran parte de los casos son inevitables porque se producen por errores como apoyar mal tras una carrera, un salto o incluso por una falta del adversario. Pero si dispones de la bota de fútbol perfecta para tu pie y el espacio te ayudará a apoyar mucho mejor.

Dolor lumbar

Los dolores de espalda y el deporte están estrechamente relacionados. Normalmente el dolor lumbar está asociado a malas posturas en la práctica deportiva. Son muy comunes en casi todos los deportes, pero suelen darse más en ejercicios de fuerza como levantamiento de pesas, al utilizar incorrectamente las máquinas de los gimnasios o en deportes como el golf o el tenis al haber tensión en los músculos de la espalda durante su práctica y también movimientos bruscos.

Desgarro muscular

El desgarro muscular o rotura fibrilar es la distensión de un músculo o tendón por forzarlo demasiado, tanto por estirar como por contraer en exceso el tejido. Las áreas más afectadas por estas lesiones suelen ser los gemelos, los isquiotibiales y los cuádriceps. Pueden ser muchas las causas, pero generalmente las roturas fibrilares se suelen dar por una mala práctica deportiva.

Para evitar desgarros musculares es fundamental una seguir una buena alimentación y mantener el cuerpo hidratado, estirar tanto antes como después de la práctica deportiva. Y sobre todo, no hay que presionar demasiado “la máquina” para lo que deberías descansar entre entrenamientos.

Lesiones en la rodilla

La rodilla es una de las articulaciones más afectadas en la práctica deportiva. Las lesiones en la rodilla se suelen producir por malos giros, fuertes impactos (especialmente en deportes de contacto) o por caídas. Esto en rasgos generales, ya que existen multitud de lesiones diferentes en la rodilla como esguince, distensión muscular, lesión de los ligamentos laterales, lesión de menisco, bursitis… También estas lesiones pueden deberse a multitud de causas diversas.

Lo que sí que está claro es que para intentar evitar las lesiones de rodilla sería conveniente realizar ejercicios de calentamiento específicos tanto antes de la práctica deportiva como después. De esta manera se trabaja la fuerza y la flexibilidad de esta articulación logrando reducir el riesgo de lesiones.

Lesiones en el tendón de Aquiles

Las lesiones en el tendón de Aquiles son más comunes de lo que podemos pensar. Este tipo de lesión, también llamada Tendinitis Aquílea, se produce por la sobrecarga de este tendón que conecta los músculos de la parte posterior de la pierna con los huesos del talón. La tendinitis aquílea es muy habitual en corredores y atletas.

El calzado inadecuado o la mala pisada pueden ocasionar esta lesión. Para prevenirlo, como ya hemos aconsejado anteriormente es fundamental escoger el calzado óptimo para la práctica deportiva.

Consejos básicos para prevenir las lesiones deportivas

Ya hemos indicado algunos consejos para intentar reducir las posibilidades de padecer algunas lesiones deportivas. Y aunque en muchas ocasiones sean inevitables, sí que si vas a practicar ejercicio deberías seguir los siguientes consejos para prevenirlas. Es la guía básica que todo el mundo debería seguir al practicar deporte o entrenar.

Tienes que calentar antes y estirar después de practicar deporte

Es el consejo más importante. Todos sabemos que es necesario calentar tanto antes como después de cualquier entrenamiento. Si bien es verdad que en muchas ocasiones lo dejamos de lado por falta de tiempo o incluso pereza. Pero es el peor error que podemos cometer.

Debes vestir la indumentaria adecuada

Tanto si practicas deporte de forma profesional como amateur debes vestir correctamente. Dependiendo del deporte a practicar será idónea una ropa u otra. Por ejemplo, para practicar tenis recomiendan la ropa más bien ancha, mientras que para hacer spinning es mejor llevar ropa ajustada. Todo depende del deporte a practicar. Pero siempre te tendrás que sentir cómodo y seguro con la ropa.

También como ya hemos explicado con anterioridad en este artículo llevar el calzado adecuado es muy importante para evitar lesiones.

Hidratación y buena alimentación

Y por supuesto, en el deporte seguro también influye la alimentación y la hidratación. A través de la alimentación proporcionamos a nuestro organismo las sustancias y nutrientes esenciales para su funcionamiento. Si tenemos una mala alimentación se apreciará en nuestro cuerpo y será más débil y propicio a las lesiones. Por el contrario, si tenemos una nutrición adecuada incluso puede influir de forma positiva en el rendimiento físico.

Mantener hidratado nuestro organismo es indispensable y más si practicamos deporte. Entre otras funciones, una buena hidratación ayuda a la lubricación de las articulaciones y elimina desechos metabólicos. Los expertos recomiendan beber agua tanto antes como durante y después de practicar ejercicio. Nunca olvides que no hay que esperar a tener sed, ya que ésta se manifiesta cuando ya se ha perdido entre el 1% y 2% del agua del organismo.

Técnica correcta

Si practicas deporte siguiendo una técnica inadecuada o con malas posturas es casi imposible que no acabes lesionado. Si entrenas bajo la directrices de un experto sigue siempre sus consejos y si lo haces solo y en algún momento sientes que determinado ejercicio no es para tí deberías cambiarlo.

Escucha a tu cuerpo

Tienes que aprender a escuchar a tu cuerpo, saber cuándo debes parar de practicar ejercicio y seguir tus propios tiempos. También sería idóneo a través de la prácica ir sabiendo cuáles son los movimientos que debes evitar y cuándo parar para hacer un descanso.

Otro factor importante que nunca debes olvidar es que es muy importante el descanso. Cada persona necesita un tiempo de descanso u otro en función de su condición y el esfuerzo realizado, pero no nunca se debe forzar demasiado el cuerpo. Tienes que seguir el ritmo de tu cuerpo y marcarte metas alcanzables.

Siguiendo todos los consejos enumerados en este artículo podrás practicar deporte de forma segura. Además, reducirás al máximo las posibilidades de padecer las temidas lesiones deportivas.

Deja una respuesta