La vivienda y su influencia en la felicidad de la gente

Hay muchas cosas que nos pueden ayudar a la hora de hacer posible que alcancemos un grado de felicidad acorde a nuestras expectativas. Una de ellas, sin ninguna duda, es hacer posible que tanto nosotros como la gente que se encuentra a nuestro alrededor se sienta a gusto en casa. Tengamos clara una cosa: si no estamos bien en nuestra propia vivienda, que es el lugar en el que pasamos más tiempo, es bastante seguro que no vamos a ser capaces de ser felices. Lo dicen los expertos, pero no hacía falta que lo hicieran: es algo de lo más evidente.

Es cierto que hay momentos en los que valoramos más este asunto que en otros. Ahora que es invierno, disponer de una vivienda que cumpla con esas expectativas que hemos dicho es algo que nos agrada más. En verano, todo suele ser bastante diferente. Pero lo que está claro, con independencia de la época del año en la que nos encontremos, es que hay que seguir haciendo posible que tanto nosotros como los nuestros seamos capaces de construir nuestra felicidad teniendo como pieza angular la vivienda en la que residimos. Es el primer paso para conseguir esa tan ansiada felicidad.

¿Podríamos decir que, en España, la gente es feliz con la vivienda de la que dispone? La verdad es que no conviene generalizar, como en otras tantas cuestiones de la vida. Hay gente para todo. Es cierto que muchas personas son realmente felices con la vivienda o con el piso que tienen en propiedad o en el que viven alquiladas, pero a otras muchas personas les gustaría experimentar alguna mejora en lo que tiene que ver con esto. Y es que sigue habiendo gente que vive en espacios reducidos, en lugares en los que predomina el ruido o en edificios viejos.

Una noticia publicada en la web de El Mueble indicaba que, en este país, nos gusta mucho enseñar la vivienda en la que residimos. Eso es algo que podría indicar que hay más personas que se sienten a gusto con su casa que las que no lo están tanto. La noticia apunta que existen cuatro motivos por los que se producen esas ganas de enseñar el lugar en el que vivimos: demostrar hospitalidad, mostrar cuál es nuestro refugio, ser cortés y presumir en redes sociales del lugar que hemos elegido para vivir nuestra vida.

En un interesante artículo que publicó la web Glamour, se indicaba que, en los tiempos que corren, los millennials prefieren quedarse en casa a salir de fiesta. En el texto se esgrimen algunos motivos para ello, como lo pueden ser el hecho de que no quieren estar con gente, no quieren gastar dinero o el cansancio. La verdad es que no cabe la menor duda de que, sea por los motivos que sean, una vivienda que nos guste tiene la capacidad de atraparnos hasta lo más profundo. Y esa es una señal de que hemos sabido elegir el lugar en el que vivimos. Eso, sin duda, nos hará más felices.

La importancia de la vivienda y la influencia que tiene sobre la felicidad de las personas es muy grande, cada vez más. Y cada vez también es más evidente. Nos lo han comentado los profesionales de Tuacasa, que conocen perfectamente cuáles son los deseos, los propósitos y las experiencias de todas esas personas que, o quieren adecuar una nueva vivienda, o reformular a través de la decoración y nuevos muebles la que ya tienen. Está claro que una casa o piso que nos resulte acogedor es algo que condiciona nuestra manera de valorar la vida que tenemos.

Importante para todos los grupos de edad 

Siempre suele pensarse en los más pequeños y en su comodidad cuando hablamos de un hogar que cumpla realmente con las necesidades de una familia. Al menos, es el primer grupo de población en ser tenido en cuenta. También hay familias que también tienen personas mayores a su cargo y que también piensan en ellas a la hora de conseguir una distribución de hogar que sea cómoda y que realmente garantice la comodidad de todos sus residentes. Sin embargo, podemos decir que un hogar cómodo es importante para todos los grupos de edad. Porque, aunque seamos adultos y tengamos la capacidad de aguantar todo lo que nos echen, disponer del hogar de nuestros sueños siempre nos va a ayudar.

Si todo el mundo dispusiera de la vivienda que deseara o de algo que se le pareciera, estamos seguros de que la sociedad sería mucho mejor. Cada cual, desde su órbita familiar y desde sus posibilidades, tiene que hacer todo lo posible por conseguir la mejor de sus opciones. La vida, sabiendo que disponemos de una casa o piso acogedor, se ve de otra manera, de una manera mucho más bella.

 

Deja una respuesta