Las famosas y los implantes de pómulos

Las cirugías estéticas deben ser llevadas a cabo por profesionales expertos que puedan garantizarte unos resultados óptimos, y no sólo eso, sino aconsejarte sobre lo que es mejor dada tu constitución o según lo que deseas exactamente. En el Instituto de Cirugía Estética del Doctor Julio Millán Mateo cuentan con los mejores especialistas en quienes podrás depositar toda tu confianza.

Algunas famosas, unas cuantas por exceso y abuso y otras tantas por elegir al cirujano erróneo, son la palestra perfecta para demostrar cómo las cirugías estéticas pueden tanto ayudarte como empeorar tu imagen, o incluso tu salud, y las decisiones que se tomen respecto a ellas no pueden ser a la ligera.

Los implantes de pómulos están muy de moda últimamente entre las chicas hollywoodienses y mientras que unas pueden alardear de rostro perfecto, otras no deberían haber dejado que ciertas manos tocarán su cuidado rostro. Es el caso de celebridades como Lindsay Lohan o Meg Ryan que han deformado su imagen de manera notoria al tomar malas decisiones. Pero hay más ejemplos, Lara Flynn Boyle a quien recordamos de películas como Men in Black II o la mítica El club de los poetas muertos, se ha realizado tantas cirugías, algunas totalmente desafortunadas como la de pómulos, que ha perdido todo su encanto natural y se ha convertido en una persona totalmente diferente. Priscilla Presley no ha quedado tampoco muy bien parada pero no hablemos sólo de mujeres, hay hombres que también se han sumado a este tipo de cirugías y a los que no les han sentado nada bien. Es el casi de Mickey Rourke que cuenta con seis rinoplastias y un lifting facial o Sylvester Stallone que aunque no es de los que peor ha quedado dicen que una buena cirugía es aquella que no deja rastros y en este caso no ha sido así de ninguna manera.

Los implantes faciales se usan para mejorar el contorno facial. Lo que hacen es dar un balance armoniosos a los rasgos y los hay de diferentes tipos y confeccionados con una amplia variedad de materiales. Se suelen usar alrededor de la mandíbula, en los pómulos e incluso en la barbilla. Hay tantas posibilidades en su uso como posibilidades hay de que sea una cirugía exitosa o no lo sea, aunque claro… para gustos los colores. Lo que está claro es que quien quiera realizar una cirugía de este tipo debe contar con un gran doctor con un buen equipo médico detrás y no debe dejarse llevar por impulsos imprudentes.

 

Deja un comentario