Maquíllate a la moda

Verano es época de piscina, playa, cócteles y fiestas en las que mostrar tu mejor perfil es tu seña de identidad. Y lo cierto es que muchas mujeres piensan que es el momento ideal para no maquillarse, ¿cuántas veces habré escuchado la frase de “no me maquillo porque total, es verano”.

Y lo primero de todo, queremos decir que cada una tiene sus gustos y su manera de vivir, y hay que reconocer que el maquillaje no es algo que haga mucha ilusión a todas. Pero si de verdad quieres ir a la moda, resaltar tus facciones, y sobre todo disfrutar de una imagen de diez, el maquillaje es la mejor opción.

Pero como bien sabréis no vale maquillarse de cualquier manera, a cada mujer le quedan bien unos colores concretos, una manera de maquillarse, y incluso una gama de productos específica. Pues hay que contar con que el color de la piel no es igual en todas, y tampoco sus características, pues hay pieles más sensibles que otras.

Como decimos, si todo esto no es de tu interés, es mejor que directamente encuentres tu estilo y te ciñas a el. Pero si lo tuyo es experimentar, probar con nuevas paletas de colores, estilos atrevidos, y tonos a la última moda, lo que te recomendamos es que apuestes por formarte en el maquillaje.

De hecho, existen cursos de maquillaje profesional que puedes encontrar en diferentes estudios. Uno de ellos es All Make-Up, un estudio dirigido por Edurne Saldias, una maquilladora profesional que ha trabajado en el mundo audiovisual, y que actualmente dirige su propia academia en la que busca satisfacer la curiosidad de sus estudiantes con los mejores resultados.

En cualquier caso, es importante conocer los estilos que se llevan de moda para no estar out, independientemente de que el maquillaje sea o no tu pasión. Y venimos a echarte una mano para decirte cuáles son las tendencias para que este verano seas la reina de la playa, la piscina o tu lugar favorito.

Las tendencias en maquillaje para este verano

Vamos a empezar hablando de la tendencia dressed, una vuelta a los 90. Esta tendencia pretende revisar los clásicos a través de las sombras marrones, los delineadores negros y los labios en tono rubor. Reafirma el poder de la elegancia, la naturalidad y la sutileza, tomando más fuerza que nunca. Los looks que triunfan: tonos burdeos con acabados brillantes, líneas gráficas marcadas y los clásicos rojos en los labios. Imagina este look como una referencia de los 90, reinventada. Una versión pura, cálida y más metálica en la que los ojos en tonos marrones vuelven a refinarse y redefinirse. Se acompañan de burdeos perlados y máscaras de pestañas aplicadas como si estuvieran desgastadas, sin apenas tintar la pestaña.

Que no falte el Eyeliner en tu tocador. El mood de los ojos negros está libre de estereotipos, y llevar un liner ahora es más poderoso y rebelde, que seductivo. Y artísticamente, no lo vamos a negar, es complejo de aplicar a la perfección. Pero la clave está en tomarse el tiempo que se necesite, no es una cosa rápida.

Haz que tus labios sean eternos. Durante las directrices de SS19 el maquillaje de ojos y el lipstick fueron los eternos protagonistas. La nueva forma de trabajar estos dos elementos da al maquillaje una nueva declaración de intenciones más moderna. En cuanto a los labios, la inspiración vuelve a ser el rojo de los años 90. El espíritu actual del lipstick nos extrapola a un universo de credibilidad en vez de una perfección intocable e irrealista.

La estética sencilla pasa por el refined. El deseo es conseguir una estética sencilla a través de un look pulido, pero cuidadosamente calibrado gracias a las diferentes escalas de iluminadores, con los que se acentúa unas zonas del rostro por encima de otras evocando una inspiración refinada y siempre atemporal.

La corriente «natural» tiene su momento en cada temporada, pero esta vez vuelve a actualizarse como una tendencia de inspiración decididamente fuerte, útil y sin edad para un look distinguido. Es una evolución hacia la celebración de la individualidad. Trata de amplificar la belleza real, nunca distorsionarla ni enmascararla y aunque esa dirección está llena de matices y diferencias en la actitud, el ‘no make up’ marca el camino.