Mima tu cuerpo con un masaje

Ahora que nos encontramos metidos ya de lleno en las fiestas navideñas, con el estrés de las compras de los regalos, la organización de las celebraciones con los amigos, la familia y también con los compañeros de trabajo, es un buen momento para pensar también en nosotros y mimar nuestro cuerpo visitando un centro de masajes en Barcelona o en cualquier lugar de nuestra geografía, ya que actualmente podemos encontrar estos servicios en casi todas partes. Incluso hay fisioterapeutas a domicilio en Madrid y otras grandes urbes que ofrecen el servicio en la intimidad y la relajación de nuestro hogar.

Asimismo, si somos generosos, podemos aprovechar estas fiestas para comprar un spa en Evasiom como regalo a alguno de nuestros familiares y amigos, o también a la pareja. En este tipo de centros ofrecen también en su mayoría masajes relajantes que seguro que son del agrado del agasajado.

Y es que son muchos los beneficios y las ventajas que tiene un buen masaje, especialmente en épocas de estrés, cuando resulta reconfortante sentir como nos relajan todo el cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, pasando por piernas, espalda, brazos y cuello. Si el masaje nos lo da un buen profesional, este podrá incluso ayudarnos en los ya corrientes y muy comunes entre personas de todas las edades dolores de espalda, e incluso contribuirá a disminuir la rigidez de nuestro cuerpo y mejorar la movilidad.

Entre los beneficios de esta práctica encontramos que podremos dormir mejor, con el cuerpo más descansado, e incluso nos veremos mejor físicamente y aliviaremos diferentes dolores y enfermedades con la ansiedad o la depresión, ya que los masajes contribuyen a bajar los niveles de la hormona cortisol, disminuyen la presión arterial y, además, suben el ánimo. En relación con esto, al mejorar nuestro estado de estrés, los masajes nos llevarán también a que funcione mejor nuestro sistema endrocrino, así como el sistema inmunológico, por lo que estaremos más fuertes y más preparadas para luchar contra posibles enfermedades que nos quieran atacar. Incluso, para aquellos que padecen de migrañas y fuertes dolores de cabeza, un buen masaje ayuda a reducir sus molestias e incluso la cantidad de veces que se recae en esta dolencia.

Asimismo, además de ser placenteros los masajes, se cree que las personas que los reciben mejoran su estado de alerta. En el caso de las mujeres, tienen también la suerte de que los masajes les ayudan a combatir el síndrome premenstrual, rebajando sus niveles de hinchazón  y evitando sus fluctuaciones en el humor. Incluso, para los que están más preocupados por su belleza, podemos decir que los masajes mejoran el estado de la piel de quienes los reciben y hacen que esta se vea más saludable y radiante, así como el pelo. Esto se debe a que las fricciones que hace el profesional en nuestro cuerpo conllevan también un aumento del flujo sanguíneo.

Como veis, son muchos los beneficios de un buen masaje y debido a la proliferación de los lugares en los que se ofrecen, resulta cada vez más económico acudir a un centro para recibirlos. Incluso, podemos aprovecharnos de las páginas de ofertas por Internet para comprar un bono que dé acceso a un spa o a un masaje.

En el peor de los casos, si nuestra economía no se encuentra muy boyante, podemos también regalar uno hecho con nuestras propias manos y con mejor intención probablemente que oficio. Tratando de no hacer fuerza y dañar a la persona que lo vaya a recibir, podemos preparar un ambiente cálido y relajante con velas, aromas y música tranquila. Este tipo de preparativos que nos parecen obvios son muy importantes, ya que la persona que recibe el masaje normalmente cierra los ojos como respuesta refleja para relajarse más y el resto de sus sentidos están más alerta de todo lo que sucede alrededor. Después, ayudándonos de lociones, aceites o cremas, procederemos a masajear la zona a tratar.

Deja una respuesta